Novedades del sector
ATAQUES A CAJEROS: NUEVOS SERVICIOS DE LA GUARDIA CIVIL

Las actuaciones de la Guardia Civil contra las organizaciones criminales especializadas en el robo de cajeros automáticos no les ofrecen ni un momento de respiro, impidiéndoles el uso de un explosivo tan peligroso como el denominado “Madre de Satán”, el Triperóxido de Triacetona, más conocido por sus siglas TATP, en una sucursal de Albacete, o el uso de otros métodos de riesgo en sucursales de Valencia y Cuenca, como la “paleta de pizzero”. La localización de 730 gramos del mencionado explosivo alertó a los investigadores sobre el enorme peligro que supone el TATP.

La actuación, conocida como “Operación Damage”, contó con la colaboración de la Europol, lo que favoreció la obtención de información completa y rápida de actuaciones del grupo en Alemania e Italia.

Más cercana en el tiempo ha sido la operación Péndola, que ha permitido la detención de 8 personas pertenecientes a otra organización criminal especializada en el robo de cajeros automáticos. A los detenidos se les atribuye el robo de 18 cajeros, entre otros delitos cometidos principalmente en las provincias de Alicante y Murcia desde mediados del año 2020, 20 robos de uso de los camiones pluma, 2 robos de turismos de alta gama de los que hacía uso la propia banda, 3 hurtos de placas de matrícula, 8 robos en viviendas, falsificación de documentos y pertenencia a grupo criminal. Las detenciones se produjeron en las localidades de Alcalá de Henares y Rivas Vaciamadrid (Madrid) y Torrevieja (Alicante).

Las cantidades sustraídas ascienden a más de 500.000€, y los daños ocasionados a más de 700.000€. Se han intervenido gran cantidad de efectos y herramientas para la comisión de los delitos. El valor de los efectos intervenidos se eleva 35.000€.

La organización realizaba un minucioso estudio de la zona antes de elegir el cajero automático que iba a robar, decantándose por aquellos situados en pequeños núcleos urbanos o en urbanizaciones aisladas que contaran con las vías de escape necesarias para asegurar la huida en caso de ser sorprendidos y próximas a fincas agrícolas o zonas despobladas.

Una vez elegido el cajero, buscaban en las inmediaciones la existencia de camiones grúa pluma. La noche anterior, o en la madrugada del mismo día, robaban uno de estos camiones y perpetraban el robo del cajero.

Después se desplazaban hasta zonas aisladas, donde lo forzaban usando radiales, cuñas, mazos, palancas y otros objetos para acceder al dinero en efectivo que hubiera en su interior. Luego dejaban abandonado el camión y el cajero fracturado y huían con lo recaudado.

La operación fue llevada a cabo por el Equipo de Delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y el Equipo contra el Crimen Organizado de la Guardia Civil de Alicante, y dirigidas por el de Instrucción número 2 de Torrevieja.

Aplaudimos y animamos a la Guardia Civil a proseguir en este camino de éxitos en la desarticulación de grupos criminales especializados en el ataque a cajeros automáticos. Según nuestras informaciones, no tardaremos en ver nuevos servicios.